Saltar al contenido

salud y cuidados

Todo perro es propenso a sufrir enfermedades que pueden deteriorar su salud a tal punto que en algunos casos podría llegar hasta la muerte del canino. ¡No te preocupes!  te enseñaremos cómo identificar las principales enfermedades y sus causas, además de sus cuidados.

Las características físicas de los bulldogs ingleses hacen que sean propensos a algunas patologías que deterioran su salud. Como recomendación inicial, se hace énfasis en que se debe tener  cuidado con la región del   hocico y sus pliegues, ya que en esa zona se pueden presentar infecciones severas cuando no se hace una limpieza adecuada frecuentemente.

Igualmente, se resalta que la temperatura también juega un papel importante en la buena salud de su mascota, debido a que esta raza  se ve afectada si se expone a altas temperaturas, generando lo que los veterinarios llaman como golpe de calor.

cuidados y salud en bulldog inglés

 

Igualmente, los cuidados de un cachorro bulldog inglés son más exigentes que los de un adulto, ya que son más vulnerables a todo tipo de enfermedades. En este sentido, lo ideal es llevar al canino periódicamente al veterinario para que le realicen chequeos que puedan identificar enfermedades o problemas que afecten su salud. Además de aplicarle todas las vacunas correspondientes.

Enfermedades comunes que afectan  al bulldog inglés

Algunas de las enfermedades más comunes que afectan la salud del  bulldog inglés, están ligadas a temas de rasgos genéticos que hacen que sean propensos a sufrirlas durante el periodo que comprende desde que es un cachorro hasta que es un adulto.

Igualmente, son afectados por enfermedades que son producidas por bacterias y parásitos que rondan en el medio. Algunas de ellas las contienen las  pulgas y garrapatas, además de otros transmisores que  sirven como medio para  propagarlas.

cuidados y salud en bulldog ingles

 
Bueno,  a continuación vamos a mencionar algunas de las enfermedades más conocidas que afectan al bulldog inglés. Así como los cuidados  que debes tener para ayudar a mantener un buen estado de salud.

Infecciones en la piel 

Los problemas cutáneos que afectan a esta raza, son ocasionados en algunos casos por alergias que son mal cuidadas y que al ser expuestas ante mordeduras de garrapatas o pulgas,  contraen algún tipo de infecciones bacterianas que producen pequeñas ulceras en la piel del animal.

Asimismo, existe una relación directa entre la mala higiene y algunas infecciones en la  piel. Por eso se recomienda que se haga un constante aseo en la parte del hocico del perro, limpiando periódicamente los pliegues de la piel del rostro del perro. Debido a que en ellos se acumulan todo tipo de material del ambiente, generando irritaciones y posibles infecciones.

Cuidados:  Para combatir todo tipo de infecciones cutáneas, los veterinarios recomiendan el uso de antibióticos  en dosis que van en función del peso corporal del animal. Por otra parte, los cuidados y el higiene juegan un papel muy importante a la hora de prevenir cualquier tipo de patología que  afecten la piel, así que es muy  necesario mantener  siempre una rutina de aseo al  can.

Lagrimeo constante

El lagrimeo es algo normal en la raza bulldog, ya que su sistema óseo está diseñado de tal forma que los ojos quedan expuestos de la cavidad ocular, facilitando  la resequedad y la exposición a partículas que los afectan  y generan un lagrimeo constante.

Igualmente, se hace necesario mencionar que pese  a que el lagrimeo en la raza bulldog es algo natural,  se debe tener cuidado cuando la mascota empieza a generar lagrimeo de manera exagerada, por lo que se debe tener  en cuenta que puede ser un síntoma de alguna enfermedad.

Cuidados: Aunque el lagrimeo se considera algo natural en esta raza, los expertos aconsejan que de vez en cuando se haga una limpieza en los ojos y toda la región que los rodea, con el fin de limpiar cualquier impureza que pueda ocasionar alteraciones en la glándula que genera las lágrimas.

Quistes interdigitales 

Son quistes que se presentan entre los dedos del canino, generando todo tipo de molestias que en casos severos hacen que el animal tenga problemas para caminar, debido al intenso dolor que produce al hacer un movimiento.

Cuidados: Este tipo de lesiones generalmente son tratadas con antibióticos y algunos antiinflamatorios que hacen que desaparezcan junto con sus molestos síntomas. En algunos casos no es suficiente el tratamiento con medicamentos, por lo que se recurre a la cirugía para remover los quistes.

Afecciones gastrointestinales 

 

Los trastornos gastrointestinales son considerados por los veterinarios como  normales, debido a que se presentan regularmente en la etapa de desarrollo del perro. Muchas de las afecciones como el reflujo entre otras, generan problemas  que hacen que el animal sufra de vómito y de espasmos en las paredes abdominales.

Cuidados: El principal cuidado radica en una alimentación sana que mantenga saludable todo el sistema digestivo de la mascota. Asimismo, se utilizan algunos fármacos que ayudan a regular problemas como la estenosis pilórica  y el reflujo gástrico.

Trastornos musculoesqueléticos 

 

Este tipo de trastornos  afectan el sistema óseo y muscular del perro, generando alteraciones  que afectan el libre desempeño y movimiento del can. Los más conocidos son la displasia de cadera, la osteocondrosis, displasia de codo y alteraciones en la médula espinal.

Cuidados: Para los problemas musculoesqueléticos severos, se utiliza la cirugía como la principal arma para corregir  las alteraciones, complementada con terapia física. En casos leves, se usan fármacos que ayudan a mejorar la salud y la calidad de vida del animal.

Síndrome braquiocefálico 

 

El síndrome de flujo braquiocefálico genera problemas de broncoaspiración que ocasiona que el bulldog pueda perder el conocimiento. Esta patología va acompañada de algunas alteraciones físicas como lo son el paladar alargado, orificios nasales pequeños, incluyendo una tráquea pequeña.

Cuidados: ante esta enfermedad se recomiendan que lleven a la mascota al veterinario, ya que ellos determinan el tratamiento a seguir, según sea la gravedad y el grado de afectación que tenga en la vida cotidiana del canino.

Golpe de calor

Cuando se habla de golpe de calor, se refiere al aumento de la temperatura corporal del perro por factores como el exceso de temperatura, rutinas de ejercicios muy largas y agotadoras, incluso  algunos expertos lo asocian al  síndrome  braquiocefálico.

Algunos de los síntomas más comunes son el aumento injustificado de temperatura en el can, respiración forzada, cambio de coloración en las encías y desorientación.

Cuidados: Ante un caso de golpe de calor en tu mascota, siempre se debe parar cualquier actividad física que esté haciendo el canino en ese momento. Se debe colocar sobre su cuerpo una toalla húmeda, con el fin de estabilizar su  temperatura corporal. Pero lo más importante es que debes llevarlo al veterinario para que lo estabilicen y así se pueda evitar alguna complicación que ponga en peligro la vida del animal.

¡también te puede interesar!

¿Cómo bañar a un perro bulldog inglés?

Generalmente los bulldog son conocidos por ser enemigos del agua, debido a que por sus características morfológicas  se les dificulta nadar en el agua. En ese sentido, se debe tener en cuenta que son poco amigables cuando se intentan mojar, por lo que se debe tener cuidado a la hora de hacerlo.

Igualmente, se debe priorizar la higiene del perro para mantener  su buen estado de salud, Asimismo, el periodo de tiempo entre cada baño oscila de 1 a 2 meses. En la etapa de cachorro se debe empezar a bañarlo a los 2 0  3 meses de edad, antes de ese tiempo se deben limpiar periódicamente con toallas húmedas para limpiar cualquier suciedad y evitar de esa manera los olores propios de la suciedad.

Durante el baño, debes tener en cuenta que solo se le puede aplicar al perro un shampoo que tenga un ph que no supere (7). Además, se puede utilizar un hidratante para la piel, con el fin de evitar cualquier resequedad.

Asimismo, debes buscar un espacio adecuado para bañar al can, se recomienda un lugar abierto y amplio. Otra de las consideraciones a tener en cuenta es que el agua que vas a utilizar debe estar tibia. Además de haber realizado antes un cepillado del pelaje de tu mascota, con el fin de ayudar a que su pelo no se enrede durante el baño.

A continuación te comentamos algunas consideraciones adicionales que te van a servir para que puedas realizar  el lavado a tu perro sin tener muchas complicaciones de ningún tipo:

  • Procure proteger muy bien los ojos y las orejas del can cuando le estés aplicando el shampoo.
  • Después de remojarlo, debes aplicar cuidadosamente el shampoo sobre todo su cuerpo.
  • Restriega suavemente  todo el cuerpo del can, de manera circular para ayudar a que salgan todas las impurezas que tiene.
  • No olvides que la región del hocico es la más importante, por lo que deberás lavarla cuidadosamente hasta que sus pliegues queden completamente limpios.
  • Una vez hagas hecho los pasos anteriores, debes proceder con el enjuague total del perro, teniendo en cuenta que se hace de manera  descendente de arriba hacia abajo.
  • Después de terminar el lavado debes proceder con el secado, el cual lo puedes hacer con una toalla.
  • Por último, debes dejar al perro durante 15 minutos en un lugar donde pueda asimilar el cambio de temperatura al que fue sometido durante el baño.

¡Comparte este contenido con tus amigos !

0Shares
0 0 0
0Shares
0 0